Joyería Idoate: joyería fina y con personalidad con muchos quilates de historia

Por: Casco Antiguo | 7 noviembre, 2021

Novena entrega del serial de artículos sobre la historia de los comercios del Casco Antiguo que se han incluido  dentro del ciclo «Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella». En esta ocasión descubriremos la larga historia de uno de los negocios con más antiguedad del centro histórico. El origen de este  negocio familiar, que hoy regenta la cuarta generación de la familia Idoate, hunde sus raíces a mediados del siglo XIX,  cuando unos joyeros procedentes de Madrid, los Ferreira (Eduardo Ferreira García, Nicolás Ferreira y Falcoti y Ramón Ferreira y Falcoti)  llegaron a Pamplona y compraron, en 1846, la casa nº 17 de la calle Chapitela. Hay dudas sobre la fecha de inicio de la tienda, podría ser un poco más tarde de la compra de la casa, en  1847, o mucho más tarde,  en 1864, aunque no hay constancia documental al respecto. En el censo municipal  de comerciantes de 1870 ya aparece Nicolás Ferreira como titular principal de la actividad y  propietario del  local,  por lo que cabe señalar la fecha de 1864 como segura, pero sus actuales regidores creen que el año en que se abrió la joyería  no pudo estar muy lejos del de la compra de la casa, aunque no aparezca en el listado de actividades económicas y comerciales de  1848.

El 10 de julio de 1874, siendo arquitecto municipal José María Villanueva y alcalde José Javier Colmenares,  Nicolás Ferreira solicitaba al Ayuntamiento permiso para un proyecto de fachada de la tienda, proyecto que nada tiene que ver con la fachada actual. La tienda  aparecía  en 1886 encuadrada bajo el epígrafe  de «comercio de joyas y piedras preciosas y objetos de oro y plata».  Eduardo Ferreira fallecía entre 1889 y 1893 y a Nicolás le sustituía, en 1902,  en la dirección del  negocio,  Ramón Ferreira. A Ramón Ferreira le relevó posteriormente   Pilar Idoate. Pilar era  sobrina de los Ferreira y la trajeron desde Oricáin hasta Pamplona, tratándola, en todo momento como una hija, hasta el punto de dejarle el negocio como heredera, ya que Ramón estaba casado pero no tuvo descendencia. A partir de entonces, y durante algún tiempo, el negocio  aparecía, en las guías comerciales, como Sucesores de Ferreira.

En 1920, con Pilar Idoate como propietaria de la tienda,  se acometía el proyecto de  reforma modernista del bajo del establecimiento y del primer piso,  que conocemos y ha llegado hasta nuestros días,  y que constituye uno de los mejores exponentes, uno de los mejores conservados, de los que existen en la ciudad de este tipo de arquitectura. Una joya arquitectónica que se conserva, por fuera y por dentro, con la misma elegancia y estilo de hace más de un siglo. Para poder hacer dicha reforma los Idoate llegaron a vender una casa familiar que tenían en la Bajada de Javier. El hermano de Pilar,  Cándido Idoate Segura (1860-1941),   era ebanista tallador, tenía su taller en la calle Tejería e hizo los muebles de la tienda, además de otros dibujos y diseños de la obra de reforma.  Fue maestro de obras, así consta en los archivos oficiales,  José Aramburu y Elizaga. Cándido era un afamado ebanista que había colaborado en el diseño y construcción  del kiosko de madera de la plaza del Castillo, que precedió al actual  y había trabajado, asimismo,  en  numerosos retablos religiosos. Pilar Idoate fallecía  el 18 de abril de 1926, sucediéndole  en la joyería su sobrino Víctor Idoate Sarrias, que era uno de los  cuatro hijos de su hermano Cándido,  viudo, al fallecer su esposa,  cuando nació el cuarto de sus hijos.

En 1933 Víctor hizo una reforma de toda la casa. En aquel tiempo en que las tiendas abrían de sol a sol y los precios no eran fijos,   era bastante frecuente que el dueño del bajo lo fuese de todo el edificio o de parte de él. En este caso los Idoate eran propietarios de todo el edificio. La vivienda se extendían,  en este caso, a lo alto, y no a lo ancho,  y cada planta tenía distinta altura. En la trastienda de la tienda comía la familia, el piso de arriba servía como zona de estar, en el 2º había un salón grande, en el 3º estaban las habitaciones, en el 4º, que era más bajo de altura,  estaban los comedores, en el 5º las cocinas y el servicio y en el 6º el carbón y la leña. Víctor había nacido en 1895 y fallecería el 23 de septiembre de 1965, víctima de un infarto fulminante, y lo hizo un poco antes que su hijo Antonio, -padre de la actual regidora, Esperanza-,  muriese un año después, el 19 de agosto de 1966, muy joven,  a los 39 años de edad. Tras el fallecimiento de Víctor, el negocio pasaría a nombre de su viuda Esperanza Viana Goicoa, hasta su fallecimiento en 1993. Desde 1994 el negocio es propiedad de los hermanos Idoate García y lo regenta Esperanza Idoate García.

Fotos por orden de aparición: Joyería Idoate en los años 20. Cedida por la familia Idoate. AMP. Foto Galle. 1979. Joyería Idoate. 2015. Archivo Asociación Casco Antiguo de Pamplona. Publicidad de la Joyería Idoate en los años 30.

TE PUEDE INTERESAR...

Joyería Idoate: joyería fina y con personalidad con muchos quilates de historia

Novena entrega del serial de artículos sobre la historia de los comercios del Casco Antiguo que se han incluido  dentro del ciclo «Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella». En esta ocasión descubriremos la larga historia de uno de los negocios con más antiguedad del centro histórico. El origen de este  negocio familiar, que […]

7 noviembre, 2021

Farmacia Esther Arnedillo: casi siglo y medio cuidando la salud de las personas

Continuo con la serie sobre la historia de los comercios, serie que nos ha acompañado a lo largo de las últimas semanas y que con este artículo llega a su octava entrega. Si bien el  origen de esta farmacia en este lugar, número 2 de Curia, se remonta a 1880, cuando Manuel Mercader comunicó al […]

7 noviembre, 2021

Hotel Maisonnave: un hotel con estilo y tradición en el corazón de Pamplona

Séptima entrega del serial «Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella» que en esta ocasión extendemos a un establecimiento hostelero y más concretamente hotelero. La primera noticia que tenemos del Hotel Maisonnave la podemos hallar en los datos catastrales del año  1883. En ese año Carlos Maisonnave aparecía como titular de una fonda y un […]

15 octubre, 2021

Vinoteca Murillo: desde siempre, en la esquina de San Miguel y San Gregorio

Sexta entrega de la serie “Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella” dedicada esta vez a un comercio más que centenario: la Vinoteca Murillo. Aunque en su pagina web dicen que el origen del negocio se remonta a 1890, mis investigaciones históricas me han permitido descubrir que el origen es bastante anterior. En 1863 […]

5 octubre, 2021