Petatxo, un comercio referente en el mundo de las telas, regentado y atendido siempre por mujeres

Hablamos con Ana Fernández, responsable de Petatxo

Por: Casco Antiguo | 3 agosto, 2016

1Hablamos con Ana Fernández, actual responsable del establecimiento de telas Petatxo, ubicado en el nº 16 de la calle Campana. Y como es habitual en estos reportajes, en los que enseñamos nuestros comercios, comenzamos hablando de su origen. Petatxo se inauguró el 27 de enero de 1985. Lo abrió su madre, Carmen Esparza junto a una socia y amiga. Ella, Ana, recuerda, tenía, entonces 14 años. Cuando habla de su madre, se nota a la legua el enorme cariño y admiración, -yo creo que a partes iguales-, que le profesa. Recuerda que en aquel tiempo, con sus cuatro hijos más o menos criados, su madre tenía la inquietud, el deseo de hacer algo más en su vida. Y es que no lo olvidemos, Carmen venía de familia de comerciantes; su madre había sido charcutera, su padre, ferretero. Y ya desde niña, estaba acostumbrada a ayudar a su padre con el papeleo del establecimiento.

Los orígenes de Petatxo y el relevo generacional

Carmen empezó desde cero, buscando un local con un alquiler asequible y lo encontró en una calle pequeña y poco conocida, la calle Campana. Si esta calle es hoy en día mucho más conocida popularmente es seguramente por la presencia de Petatxo, que sirve, a menudo, de punto de referencia. Recuerda Ana que el local elegido había albergado anteriormente la Armería Areta y llevaba bastante tiempo desocupado. Y continúa recordando aquellos comienzos; empezaron con cuatro telas; hoy internet facilita mucho las cosas pero entonces los inicios comerciales eran mucho más dificiles. Empezó a buscar proveedores, a hacer viajes a Barcelona, a traer una mayor diversidad de telas. Petatxo se concibió, desde un primer momento, como una tienda de género económicamente accesible a todo el mundo y sigue siendo esa una de sus principales señas de identidad. Ana se hizo cargo del negocio hace cuatro años. Al principio me daba un poco de vértigo, nos confiesa. Teníamos dos tiendas en la misma calle, una especializada en hogar y otra en moda y procedimos a unificarlas.

Rasgos diferenciales

Hay un aspecto que Ana quiere destacar porque es un detalle bonito y es que Petatxo lo constituye hoy un equipo de cuatro mujeres. Pero es que además, nos recuerda, Petatxo ha sido siempre desde el inicio y a lo largo de toda su historia un negocio de mujeres. Sin embargo y en contraste, nos señala que el mundo de las fabricas textiles ha sido tradicionalmente un mundo de hombres. Se manejan grandes pesos y volúmenes. Hay bobinas para tapicería que pueden pesar más de 40 kilos. El nuestro es un trabajo bonito pero físicamente pesado, afirma.

Un rasgo diferencial tanto de Petatxo como de buena parte de nuestro pequeño comercio es el consejo, el asesoramiento. La gente lo agradece muchísimo y es lo que lleva, en la mayoría de los casos, la venta a buen término. Lo que realmente nos diferencia es el trato especial, el mimo con el que tratamos al cliente, afirma Ana. Puede haber muchas tiendas de tela pero la diferencia la marca siempre su personal, su capital humano.

Hay, por otra parte, un elemento muy importante en Petatxo, que no se ve a simple vista, que es el almacén, un espacio que ocupa un espacio mayor incluso que la propia tienda. La tienda se nutre de ese almacén, un almacén que nos permite ofrecer esa variedad y cantidad de telas que las clientas demandan. Por ejemplo, si se necesitan varios metros de tela para tapizar un sofá, igual en la tienda no hay pero sí que lo tenemos en el almacén, comenta Ana.

Evolución en el mundo de las telas y perfil de clientes

Ana nos confiesa que ha habido un proceso de cambio y evolución importante en el mundo de las telas y de su clientela: Ha habido años en que más del 60% de las clientas eran mujeres ya adultas, con conocimientos de corte y confección, muchas de las cuales venían a comprar telas para hacerle un vestido a su hija o a su nieta. Y entonces, la verdad daba un poco de miedo porque pensábamos que iba a llegar un momento en que la clientela se iba a reducir, ya que estas mujeres lógicamente llegarían a un momento en que por edad y otras circunstancias dejarían de coser. Pero vino la crisis económica, y a pesar de que ésta ha sido enormemente perjudicial para todos, como consecuencia de ella se ha producido una vuelta al «háztelo tu misma»: hay mucha gente en paro, o con dificultades económicas, que ha comenzado a realizar cursillos y a hacer sus cosas en casa (por ejemplo, un neceser, un bolso de diseño o una minifalda, etc); vienen a Petatxo y se gastan poco dinero para hacerse esa minifalda y no van a sufrir si les sale mal.

Nos cuenta además que ahora hay nuevos públicos y oportunidades: gente joven que hace diseño, sus propias creaciones, y prepara sus pasarelas, talleres municipales en los que se utilizan telas, etc. La clientela es mayoritariamente femenina aunque también vienen algunos hombres: diseñadores, sastres, gente del teatro, etc. En Petatxo pueden confluir en un momento, y nosotros podemos dar fé de ello, un nutrido grupo de personas de lo más variopinta o heterogénea: mujeres jóvenes o maduras, de todo tipo de condición social y económica así como de apariencia (más informal o clásica), como es Pamplona.

panoramica

Fotos realizadas por Blumun

TE PUEDE INTERESAR...

Hotel Maisonnave: un hotel con estilo y tradición en el corazón de Pamplona

Séptima entrega del serial «Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella» que en esta ocasión extendemos a un establecimiento hostelero y más concretamente hotelero. La primera noticia que tenemos del Hotel Maisonnave la podemos hallar en los datos catastrales del año  1883. En ese año Carlos Maisonnave aparecía como titular de una fonda y un […]

15 octubre, 2021

Vinoteca Murillo: desde siempre, en la esquina de San Miguel y San Gregorio

Sexta entrega de la serie “Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella” dedicada esta vez a un comercio más que centenario: la Vinoteca Murillo. Aunque en su pagina web dicen que el origen del negocio se remonta a 1890, mis investigaciones históricas me han permitido descubrir que el origen es bastante anterior. En 1863 […]

5 octubre, 2021

Pablo Goñi: belleza, estilo, calidad, historia y personalidad a través del calzado

Quinta entrega de la serie «Comercios del Casco Antiguo, comercios que dejan huella» que gira esta vez en torno a probablemente la zapatería más antigua y con más solera  de la ciudad, la de Calzados Pablo Goñi. Cuatro generaciones de la familia Goñi  y  casi un siglo y medio ha pasado desde que Gil Pedro […]

21 septiembre, 2021

Artazcoz Moda o la calidad en el vestir para el hombre en Pamplona

Cuarta entrega de la serie “Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella” dedicado esta vez al establecimiento Artazcoz Moda. La tienda de moda de hombre Artázcoz, situada en el nº 5 de la calle Mayor,  tiene su origen en una sastrería fundada por Epifanio Artázcoz Lizasoáin, en torno al año 1919 o 1920,  y […]

21 septiembre, 2021