Peluquería Eduardo Aristu: tradición y modernidad en una peluquería con más de 70 años de historia

Hablamos con Eduardo Aristu, propietario de la peluquería del mismo nombre

Por: Casco Antiguo | 4 diciembre, 2016

PELU JUANIHablamos con Eduardo una mañana, al mediodía,  en la peluquería en la que todavía, a esa hora, -es la hora de comer-, hay alguna clienta peinándose. Como siempre,  empezamos hablando de los orígenes del negocio, un negocio fundado por Juana Arandia Martínez, la madre de Eduardo.  Mi madre empezó a trabajar en esto de la peluquería muy joven,  a los 15 o 16 años. Iba a peinar por las casas. Se iba a una casa, peinaba, se iba a otra y así iba cubriendo  su largo itinerario diario que hacía,  en aquel entonces,   en bicicleta. Posteriormente, en 1945,  su madre se planteó ponerse por su  cuenta en un local fijo y se hizo con el primer piso del nº 11 de la calle Chapitela.  Era un piso alforja, así que cogió primero una mano y luego otra. Y el negocio fue a más.  Era un negocio familiar. Empezó con mi abuela y una tía mía. Parece que había tradición peluquera familiar y la tradición afortunadamente continuó. Eduardo recuerda haber visto trabajando en el piso de arriba hasta nueve chicas en los años 70. Entonces no había tantas peluquerías,  apostilla. También han cambiado los hábitos. Entonces había mujeres que venían a  peinarse todos los días.

Cuando se incorpora a la peluquería

Eduardo se incorpora a la peluquería cuando deja de estudiar, a los 18 años,  en 1978. Empecé de la manera más tonta. Cuando venía del colegio solía quedarme un rato en la peluquería. Un día que había muchísima gente, entré como todas las tardes. Había una amiga de mi hermana esperando a peinarse. Yo tenía confianza y le dije en bromas. Si quieres te hago yo. Vino mi madre y me dijo dale. A partir de ahí me empezó a picar el gusanillo. Poco a poco me fui metiendo y me fue gustando. Hice el COU, me fui a la mili que hice aquí en Pamplona, en Sanidad y alternaba el servicio militar con la peluquería. Por la mañana estaba en la avenida del  Ejército y por la tarde en peluquería. Y de este modo se incorporó a la peluquería  continuando  con su madre hasta su fallecimiento en mayo de 1990. Fue un palo tremendo. Mi madre era el motor de la casa y de la peluquería. Tenía una fuerza increíble: llevaba todo con una facilidad tremenda.

Evolución

El negocio de la peluquería ha cambiado muchísimo desde aquellos lejanos años 40, señala Eduardo. Entonces se pegaban unas palizas terribles. Empezaban a las 9 de la mañana y acababan a las 11 de la noche. A las 8 de la tarde venían a peinarse  tras haber terminado su jornada de trabajo  las chicas que trabajaban en Unzu. Hoy eso ha cambiado. El sábado ya no es el día fuerte de trabajo como lo era entonces, también,  en el comercio. Antiguamente había muchísimas mujeres que venían todos los días a que les retocasen el peinado, como he dicho, o todas las semanas. Hoy eso ha cambiado mucho. Que vengan todas las semanas no tendremos más de 7 o 8 mujeres. La periodicidad es ahora mucho mayor.  También ha cambiado la forma de trabajar. Ahora es mucho más técnico.  Por último señala: antes era solo una peluquería de señoras. Con el fallecimiento de su madre se convierte en una peluquería mixta o unisex. En Febrero de 2005 amplia el local a la planta baja del nº 11.

Servicios

Nos recuerda los servicios que ofrece: en la  peluquería: de la planta baja, todos los típicos de la peluquería: lavado de cabeza, corte, color, mechas, tintes, decoloraciones, moldeados, recogidos, etc. En estética que está en el piso de arriba, solarium, tratamientos faciales y corporales, depilaciones, manicura, maquillajes, etc. Es una peluquería económicamente accesible con unos precios normales

Una peluquería con una clientela fiel

Cuando le preguntamos que les hace diferentes nos dice que intenta vender un poco de ilusión. Se trata de mejorar la imagen. Y en ese trabajo, ponen lo mejor de su parte, con un trato cercano y familiar. Cuentan con una clientela bastante fiel. Hay clientas que me han visto nacer, comenta con cariño Eduardo. Y de hecho nos cuenta como tienen algún caso en que vienen o han venido, de una misma familia, la abuela, la madre y la hija a la peluquería. El año pasado falleció una clienta de 101 años  que era bisabuela y cuya línea familiar ha seguido frecuentando la peluquería  lo largo de las décadas. Aunque también, al margen de esta clientela y al estar ubicada en una calle de paso también entra gente de todo tipo: jóvenes, mayores, peregrinos, etc. El perfil de los clientes es muy variado aunque mayoritariamente femenino, los hombres solo vienen a cortarse el pelo,  concluye.

peluqueria juani 1

Fotos realizadas por Blumun

TE PUEDE INTERESAR...

Aika, más de 25 años cuidando la estética y la belleza de las personas

Hace más de 25 años nacía Aika como centro de estética, en el mismo número donde la encontramos ahora, en el nº 83 de la calle Mayor. Lo regenta Mari José Gil al frente de un magnífico equipo de profesionales que con su trato cercano, su buen hacer y de la mano de las mejores […]

23 noviembre, 2017

Mercería Creativa Tu y Yo, una mercería orientada a las manualidades textiles y el patchwork

El pasado 3 de noviembre abría sus puertas la Mercería Creativa Tu y Yo de la mano de Elena y Maribel. Nace  con la idea de dar a conocer al público lo que saben hacer ellas, que son  manualidades textiles,  y poner a disposición de sus clientes todos los materiales y herramientas que necesiten para […]

23 noviembre, 2017

Perfumería Redin Passion Beauté, una dilatada trayectoria hacia la excelencia en el comercio

Itziar es la persona que nos atiende amablemente en la tienda de Perfumería Redin-Passion Beauté de la calle Zapatería y que aparece en la fotografía  que encabeza este artículo. La entrevista  la mantenemos, sin embargo, con una de las propietarias de la tienda, Julia Redín.  Empezamos hablando con Julia Redin  del origen familiar del negocio, actualmente, […]

27 octubre, 2017

Auzolan, 40 años siendo un referente en el mundo de las librerías de Pamplona

Hace apenas un mes que la librería Auzolan comenzó a celebrar su 40º aniversario. Auzolan abría sus puertas el 27 de septiembre  de 1977, en el nº 3 de la calle San Gregorio, donde antes estaba la  tienda de ultramarinos “Casa Goñi” conocida popularmente como “Casa Cristo”. Fue iniciativa de un grupo de amigos que […]

26 octubre, 2017